Concepción del Arte

Por LAURA OLALLA OLWID

Todo Arte tiene su Metodología, su forma de expresión; ya hablemos de Música, Literatura, Pintura o específicamente de Arte Culinario (tan de moda en nuestro tiempo).

¿Cómo reconocer Arte de lo que no lo es? Casi imposible. Es tan subjetivo que sólo podría definirse como tal cuando el observador en su contemplación lo concibe como belleza, como poder atractivo, como símbolo  de reflexión para ejercitar su propio yo en la materia viva o muerta de la imagen, fruto de la unión contemplativa. Parece ser que los pintores Naif, no tan considerados como los Académicos, tienen que demostrar con más ahínco su valía. Pero recordemos que  los grandes pintores clásicos, reconocidos por todos, son libertadores de grandes retos pictóricos. La evolución en las Artes Plásticas ha crecido mucho, mas no debemos olvidar que el mero hecho de una buena crítica en Arte, no desmerece a un lienzo carente de ella. De cualquier manera los críticos de Arte, que se precien, deberán tener mucha ética en su trabajo.

Se dice, y con acierto, que cuando uno está saturado, de lo que sea…, lo mejor es desconectar y enfilar por otras laderas. Yo no me descubrí Poeta, pues en sí misma la poesía, fuera del romanticismo, me aburría; a mí me descubrieron , otros, esa faceta lírica que hoy poseo; de la que estoy orgullosa y agradecida a mi Ser Superior, porque es la espada que ha puesto en mi mano para contrarrestar la adversidad implícita en cada uno de los seres humanos. Me manifiesto como el guerrero que a través de la palabra, se vence a sí mismo.

Sin duda alguna que la Música es el Arte más Universal, más sublime. No obstante también toma fuerza y belleza con la voz personalizada del Artista que conjuga la excelencia de los dedos expertos que armonizan las notas musicales. Un buen Concierto trasciende el espíritu, como un buen poema, un relato excepcional… Cada instrumento en las manos adecuadas, nos permite la placidez del anhelo compartido.

La excelencia de las Artes Menores nada tiene que envidiar a las Mayores, pues un día primaveral con los trinos de sus pájaros, las  mariposas al vuelo, los árboles frutales en todo su esplendor (como pudiera ser el cerezo en flor en toda su planicie amalgamada de color, en el Valle del Jerte), trasciende los sentidos; e igualmente se fusiona uno con las maravillas naturales que con las creadas por el hombre en su sed de eternidad.

Miramos una fotografía y sentimos Arte; independientemente de lo que nos inspire: amor, dolor, tristeza…El vivir es un Arte. El saber morir es un Arte. La sonrisa de un niño es una de las mejores Artes. El Arte lo llevamos dentro; unos pueden capturarlo y dejar legados a generaciones nuevas; otros sólo son ó somos acreedores pasivos de la creatividad ajena. De cualquier manera, inspiradores y creadores nos complementamos.

La luz que el Arte inspecciona en toda su amplitud de géneros creativos es como la cultura del agua, un elemento líquido y subyugante, necesario para la vida. En la más desértica mirada hay Arte, el Arte del acompañamiento. Palabras e imágenes de escritores y artistas- como pudiéramos ser nosotros mismos- son Arte velado por la pasión insigne del amor, la amistad, el reconocimiento, la gratitud…

Lo que pinta una mujer de 86 años, a pesar de su Alzheimer, buena conocedora de lo rural y sus aperos, la persona que me dio el ser, ES ARTE. Un Arte casero, poblado de recuerdos y expresado con la inocencia en su plenitud.

He aquí dos breves poemas reflexivos de mi libro “En un rincón cualquiera de la casa”; si hay arte en ellos, deberá ser el lector quien lo reconozca.

 CAMINO

¿A dónde vas, camino que buscas universo,

acaso se te olvida

que nunca abolirá tu escalofrío

la pisada constante de los hombres?

Tulipanes en el camino-pequeño [800x600]

 

TRÁNSITO

Cuando la lluvia agoste nuestros ojos

y propaguen los pies,

en esa inmensa mole, su desgana,

quisiera abrir el alma del silencio

donde discurre, lento, el río sin memoria;

allí donde jamás vacilan

los azules secretos de los labios.

cuadros laura